Lugar

Museo del Prado, Madrid

Año

1597-1600

Técnica

Óleo sobre lienzo • Manierismo

Dimensiones

108 cm × 78 cm

Periodo toledano tardío

Cristo abrazado a la cruz

Jesús en primer plano avanza hacia el espectador, mientras que sujeta con sus manos una gran cruz escorzada. Eleva la mirada hacia el cielo y parece haber trascendido el dolor físico durante el camino al Monte Calvario. El cretense pinta un panorama tormentoso, que recibe un fogonazo de luz desde la izquierda.

Esta es una de las más conocidas imágenes del pintor, que transforma una escena del Nuevo Testamento en una estampa de devoción. Todo esto era requerido por los artífices de la Contrarreforma, a la que El Greco servía.