• jesuitas1

  • jesuitas4

  • jesuitas2

  • jesuitas3

DIRECCIÓN

Plaza Padre Juan de Mariana.

TELÉFONO

925 251 507

PRECIO

2,50 €

HORARIO

Todos los días: 10:00 - 17:45 h
Verano hasta las 18,45 h

OTROS DATOS DE INTERÉS

Bono de 8 €

Iglesias

LOS JESUITAS

Texto de Lourdes Morales Farfán

El origen de la Iglesia de San Ildefonso, o de los Jesuitas, lo encontramos en el año de 1569, cuando la Compañía de Jesús en Toledo compra las casas de Don Juan Hurtado de Mendoza, quinto Conde de Orgaz, situadas en el lugar en el que estaba la casa donde nació el propio San Ildefonso, obispo de Toledo en el siglo VII y patrón de la ciudad. El proyecto de los jesuitas era construir ahí una Iglesia que sería pagada por los hermanos Don Pedro y Doña Estefanía Manrique. El templo sigue el modelo del de Gesú en Roma y de los de Palencia y Alcalá en España. Las obras comenzaron, finalmente, en el año 1629, atribuyéndosele las trazas a Juan Bautista Monegro y haciéndose cargo de la construcción el jesuita Pedro Sánchez. Cuando éste muere, en 1633, le sustituye el hermano de la orden Francisco Bautista, que diseñó la fachada barroca; y en 1669, reanuda las obras el arquitecto Bartolomé Zumbigo. En 1765, es terminado el templo, estando en ese momento bajo las órdenes de José Hernández Sierra, quien hizo el crucero11, la cúpula, la capilla mayor, el ochavo12 y la sacristía. Sin embargo, no disfrutarían mucho tiempo de su recién estrenada Iglesia, ya que dos años después Carlos III ordena la expulsión de España de los jesuitas.

En el interior, la Iglesia se articula en torno a una sola nave con crucero sobre el que está una enorme cúpula bajo la que se concentra la luz del altar mayor. También en el crucero, encontramos dos retablos que proceden de la desaparecida Iglesia de San Juan Bautista: el Bautismo de Cristo, pintado por Alonso del Arco en 1702, y San José, tallado por Germán López Mejía. A ambos lados de la nave, se organizan las capillas laterales, comunicadas entre sí. En la capilla mayor, vemos un fresco representando el descenso de la Virgen para imponer la casulla a San Ildefonso.

A diario, es posible visitar el interior del templo, pudiendo subir a una de sus torres desde donde se obtienen unas maravillosas vistas de la ciudad. Ejemplo de ello es la fotografía que vemos al inicio de la página y que sirve de introducción, en la que observamos la antigua Iglesia de San Marcos, hoy Centro Cultural de San Marcos y Centro de Interpretación de Toledo. Por otro lado, cabe mencionar que en el edificio de al lado, perteneciente a la Delegación de Hacienda de Toledo, se pueden visitar unos Sótanos en los que hay, además de restos romanos, restos del subsuelo del monasterio de los jesuitas.