+ info

DIRECCIÓN
Calle Buzones, 5

Convento de Santo Domingo El Real

Fue fundado en 1364 por Inés García de Meneses, viuda del alguacil Sanz de Velasco. Doña Inés cedió para ello sus casas (su residencia y los corrales adjuntos) y fue priora durante muchos años, hasta su muerte.

Pronto el nuevo recinto se convirtió en lugar favorito de recogimiento para infantas y damas de la corte real, por lo “saneado y espacioso” de la casa, según se recoge en varios documentos.

La casa guarda en sus archivos numerosos documentos de los descendientes del rey Pedro, ya que se convirtió en “lugar de memoria” del rey.

El conjunto conventual es un amplio espacio integrado por varios edificios de época y construcción distintas en los que se superponen todos los estilos.

El convento es un lugar fantástico, situado en la Plaza de Santo Domingo el Real, con multitud de leyendas. Para llegar a este convento, tienes que caminar por laberínticas calles y pasar debajo de cobertizos de los conventos vecinos.

Quizás lo más sorprendente que te puedes encontrar en el Convento de Santo Domingo El Real son los restos momificados del Infante Sancho de Castilla, cuya muerte se le atribuía a envenenamiento, aunque no fue así

murió por un proceso infeccioso pulmonar al estar sometido a una exposición crónica al humo, problamente del humo de la chimenea.