Alto Tajo Territorio de gancheros

Gancheros - Alto Tajo
Gancheros – Fotografía de David Blázquez

El Parque Natural del Alto Tajo, el paraje donde se desarrolla “El río que nos lleva”, novela de José Luis Sampedro publicada en 1961 que lanzó al universo literario este enclave natural y la vida de los gancheros: «los hombres más enteros, más íntegros, más humanamente hombres que he conocido», como los describía el vital novelista.

Durante siglos, los gancheros surcaron estas aguas cristalinas sobre los troncos de los pinos que guiaban desde estas tierras hasta las vegas de Aranjuez –donde se encontraban las factorías madereras– en un periplo que se extendía desde el final del invierno y principios de la primavera, hasta bien entrado el verano.

Estos hombres, que compartían una vida de duro trabajo durante meses, se valían de una larga vara rematada por un gancho –de ahí su nombre–, de sogas y de su pericia, equilibro, fuerza y conocimiento al dedillo de cada rápido, recoveco y corriente para llevar a buen término su encargo.

Alto Tajo Territorio de gancheros

Desde hace dos décadas, los pueblos ribereños del Alto Tajo recuerdan el esfuerzo y el trabajo de estos hombres, y recuperan la memoria de un oficio que marcó, en muchos sentidos, una parte de la vida de los vecinos de estas serranías.

Lo hacen con la Fiesta Ganchera, que se celebra, entre finales de agosto y primeros de septiembre, de manera itinerante en alguno de estos pueblos del Parque Natural del Alto Tajo: Peralejos de las Truchas, Poveda de la Sierra, Peñalén, Zaorejas y Taravilla.

Miles de personas se dan cita en las riberas del Alto Tajo para ver una recreación –realmente fiel– de las maderadas y del trabajo que desarrollaban los gancheros.

Además, la fiesta, atractiva, peculiar y en plena naturaleza, ofrece otros atractivos como la degustación de platos típicos de la zona, exhibición de corta de troncos y la celebración de distintos juegos tradicionales, todo ello acompañado por el sonido de las dulzainas.

Además, los rincones del Parque Natural del Alto Tajo Territorio de gancheros, que encierran las historias de aquellos hombres, se han convertido en un espectacular atractivo para los visitantes amantes de la naturaleza en estado puro.

El Puente de San Pedro, el Salto de Poveda, la laguna de Taravilla, el barranco del Horcajo o el de la Virgen de la Hoz son algunos de los rincones más espectaculares y visitados.

Pero lo cierto es que la extensión del parque y su variado paisaje permiten disfrutar de cada recodo, de sus caminos y senderos y de sus impresionantes hoces y cañones.

Alto Tajo, “Ganchero” territory – Alto Tajo Territorio de gancheros

The Alto Tajo Natural Park is the setting of the novel “El río que nos lleva” (The river that carries us) by José Luis Sampedro, published in 1961, which launched this natural enclave and the life of the gancheros (timber rafters) into the literary universe:

«The most complete, whole and most humanly men I have ever known»

as the dynamic novelist described them.

For centuries, the gancheros crossed these crystal waters on pine-tree trunks that they guided from these lands to the plains of Aranjuez -where the timber factories were located- on a journey that lasted from the end of winter and the beginning of spring until well into the summer.

These men, who shared a life of hard work for months, used a long rod with a gancho (hook) at the end -where the name comes from-, ropes and their expertise, balance, strength and inside-out knowledge of every rapid, corner and current to take their cargo to its final destination.

For two decades, the riverside towns of the Alto Tajo have remembered the effort and work of these men, and recovered the memory of a trade that in many ways marked a part of the lives of the residents of these mountains.

And they do so with the Ganchera Festivity, which is held between the end of August and the beginning of September, in one of these towns in the Alto Tajo Natural Park: Peralejos de las Truchas, Poveda de la Sierra, Peñalén, Zaorejas and Taravilla.

Thousands of people gather on the banks of the Alto Tajo to watch a very true recreation of timber rafting and the work carried out by the gancheros.

In addition, the attractive and unusual festivity held in the heart of nature, offers other attractions such as tasting typical local dishes, wood-chopping exhibition and the different traditional games, all accompanied by the sound of the dulzainas.

Fotografía: David Blázquez
Fuente: Turismo Castilla La Mancha

 

Visita nuestro Blog, turismo, cultura, ocio y curiosidades