• damasquinado2

  • damasquinado3

  • damasquinado1

EL ARTE DEL DAMASQUINADO

El damasquinado toledano es uno de los tesoros de España y al mismo tiempo una de las herencias recibidas durante la dominación árabe en el siglo VII. El nombre viene desde la ciudad de Damasco (Siria), que fue muy afamada por la proliferación de este arte.

De los siglos XV y XVII se conservan varias espadas bellamente adornadas, una de ellas firmada por un artesano de la época, Domingo Sánchez, que se conservan en el Museo del Ejercito. Durante el Renacimiento y el Barraco el damasquinado evolucionó como un accesorio de joyería y orfebrería, realizándose en este periodo gran número de arcones, cofres, cajas y joyeros.

El damasquino en Toledo resurge con fuerza durante el siglo XIX al abrigo de la fábrica de armas “Santa Bárbara” fundada por el Rey Carlos III. La técnica del damasquinado consiste en ir incrustando metales finos (casi siempre oro y plata) sobre hierro o acero, después de realizar una serie de surcos con una cuchilla para que se puedan fijar bien. La técnica es muy complicada. Toledo es en la actualidad el mayor foco de producción de damasquinado del mundo, y donde se ejecutan la mayor diversidad de piezas. Se siguen realizando labores de estilo Mudéjar, Renacimiento y algunas nuevas como las denominadas “vistas”.

En Toledo se ha desarrollado una muy importante industria de esta artesanía más conocida como Oro de Toledo. La industria del damasquinado toledano suministra este arte a todas las tiendas de España en donde se vende artesanía toledana como souvenir.

VIDEOS DAMASQUINADOS

¿DONDE COMPRAR?