+ info

FECHA
15 marzo al 19 junio 2022

LUGAR
Museo de Santa Cruz

DIRECCI√ďN
Calle Cervantes

HORA
De lunes a s√°bado de 10:00 a 18:00 h. Domingos de 09:00 a 15:00 h

Alfonso X: El legado de un Rey precursor

Lugar: Museo de Santa CruzToledo
Fecha: 14 de marzo al 19 de junio 2022
Entrada: Las entradas se podrán adquirir en las taquillas del Museo de Santa Cruz, la visita será libre y gratuita. Además, será posible realizar visitas guiadas previa reserva en la página web www.exposicionalfonsox.com, disponible en los próximos días.
Horario: De lunes a s√°bado de 10:00 a 18:00 horas, y de 10:00 a 14:00 horas los domingos.

¬ęExposici√≥n Alfonso X : El legado de un Rey precursor¬Ľ

Esta gran exposici√≥n ¬ęAlfonso X : El legado de un Rey precursor¬Ľ se podr√° contemplar en el Museo de Santa Cruz de Toledo de marzo a junio del 2022.

Inauguración exposicion Alfonso X El Sabio por el Rey Felipa VI
Inauguraci√≥n exposici√≥n Alfonso X El Sabio por el Rey Felipa VI de Espa√Īa

Esta muestra contar√° cerca de 180 piezas prestadas por 50 entidades de √°mbito nacional e internacional como a Biblioteca Nacional, el Museo del Prado, Patrimonio Nacional, La Alhambra, la Catedral de Santiago o las Bibliotecas Nacionales de Francia y Gran Breta√Īa, entre otras.

En el crucero superior del Museo de Santa Cruz, la exposici√≥n ‚ÄėAlfonso X el Sabio: el legado de un rey precursor‚Äô har√° un recorrido completo por la vida y el legado de este monarca, nacido en Toledo en 1221.

Índice de contenidos

Guión expositivo de Alfonso X: El legado de un Rey precursor:

0. INTRODUCCI√ďN: Alfonso X, un rey europeo / Relaciones Internacionales

1. ALFONSO INFANTE (1221-1252)

Recoge las primeras d√©cadas del futuro rey. Alfonso X naci√≥ en Toledo el 23 de noviembre del a√Īo 1221, d√≠a de la festividad de San Clemente, circunstancia a la que luego har√≠a alusi√≥n en varias ocasiones a lo largo de su vida.

Fue hijo de Fernando III el Santo y de Beatriz de Suabia. A los pocos d√≠as de nacer fue separado de sus padres, siendo encomendado al cuidado de unos ayos, Garci Fern√°ndez de la Villamayor y su mujer, do√Īa Mayor Arias de Limia, con los cuales pas√≥ gran parte de su juventud por tierras de Burgos y de Galicia, donde aprendi√≥ el galaicoportugues.

El 21 de marzo 1222 fue jurado heredero en la ciudad de Burgos. A partir de los veintid√≥s a√Īos colabor√≥ con su padre en las empresas militares que este estaba llevando a cabo por tierras del sur y lleg√≥ a protagonizar la conquista de Murcia, territorio al que quedar√≠a muy vinculado.

En sus a√Īos de infante ya mostr√≥ inter√©s por los textos antiguos escritos en √°rabe y mand√≥ traducir algunos, como el Lapidario.

El 29 de enero de 1249 contrajo matrimonio en Valladolid con do√Īa Violante de Arag√≥n, hija de Jaime I. A la muerte de su padre, el a√Īo 1252, Alfonso X hered√≥ los reinos de Castilla y de Le√≥n.

Toledo en el siglo XIII: Una ciudad cosmopolita

Toledo en el siglo XIII seguía manteniendo un ambiente arabizado. Su trazado urbano erea el mismo que se había configurado en época islámica y se había convertido en una ciudad cosmopolita en la que convivían gentes de distinta procedencia y religión y en la que se hablaban varias lenguas entre las que el árabe tenía una presencia destacada.

A la ciudad acudían extranjeros atraídos por los recursos que en ella encontraban, especialmente en el campo de la cultura. Las antiguas mezquitas se habían convertido en iglesias y en el siglo XIII, a parte de la catedral de Toledo, existían veintiuna parroquias latinas y seis mozárabes.

Precisamente en el a√Īo 1221 fue consagrado el nuevo edificio de la parroquia de San Rom√°n por el arzobispo Jim√©nez de Rada.

Toledo en el siglo XIII

El lugar del nacimiento de Alfonso: Santa Fe

Alfonso X naci√≥ en las entonces conocidas como Casas de Galiana, que eran los antiguos palacios que al-Ma’m√ļn hab√≠a mandado levantar en la parte noroccidental del recinto del Alfic√©n.

Tras la ocupaci√≥n de Toledo por Alfonso VI el conjunto palatino pas√≥ a manos de la monarqu√≠a castellana que lo ocup√≥ durante sus estancias en la ciudad, aunque pronto empez√≥ a repartirlo entre instituciones religiosas, reserv√°ndose una peque√Īa parte como residencia.

Es de suponer que el nacimiento habr√≠a tenido lugar en una de las estancias que todav√≠a conservar√≠a la suntuosa decoraci√≥n de la √©poca de al-Ma’m√ļn y que se puede comprobar por los resultados de las intervenciones arqueol√≥gicas que hace unos a√Īos se realizaron en el lugar.

Lugar de nacimiento de Alfonso X el Sabio

Su origen familiar

Alfonso X fue hijo de Fernando III (conocido como el Santo) y de Beatriz de Suabia, nieta del que había sido emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Federico I Barbarroja.

Fernando III (hijo de Alfonso IX de Le√≥n y de Berenguela de Castilla) uni√≥ definitivamente los reinos de Castilla y de Le√≥n el a√Īo 1230. Fue el que llev√≥ a cabo las grandes conquistas en Andaluc√≠a con la ocupaci√≥n de las m√°s importantes ciudades: C√≥rdoba (1236), Ja√©n (1246) y Sevilla (1248), lo que supuso un importante incremento territorial para su reino. El matrimonio tuvo seis hijos, siendo el primog√©nito el futuro Alfonso X.

Origen familiar de Alfonso X El Sabio

Infancia y juventud

¬ę… don Garci Fern√°ndez e su mujer donna Mayor me criaro e me fizieron muchos servicios e sennaladamiente por que me criaron en Villaldelmiro e en Celada.¬Ľ

Alfonso X

¬ęTranscurrida su infancia entre delicias, seg√ļn corresponde a los hijos de los reyes, se mostr√≥ ya desde su adolescencia agudo en ingenio, diligente en el estudio, brillante en memoria y, en lo que se refiere a su exterior, discreto en elocuencia, pr√≥cer en elegancia, modesto en la risa, honesto en la mirada, sencillo en el andar, sobrio en el comer. Nadie hubo m√°s liberal que √©l, hasta el punto de que su liberalidad adoptaba la forma de prodigalidad.¬Ľ

Juan Gil de Zamora, preceptor del infante don Sancho

Casulla del Arzobispo de Toledo Don Sancho - Catedral de Toledo
Casulla del Arzobispo de Toledo Don Sancho – Catedral de Toledo

Su matrimonio con Violante de Aragón y descendencia

Siendo Infante Alfonso contrajo matrimonio don Violante, hija del rey Jaime I de Arag√≥n el 29 de enero de 1249 en Valladolid. √Čl ten√≠a veintiocho a√Īos y ella trece. Era una manera de reforzar las relaciones entre los dos reinos. De aquel matrimonio nacer√≠an once hijos, siendo la primog√©nita la infanta Berenguela, que no lleg√≥ a reinar por ser desplazada por sus hermanos varones.

Previamente Alfonso ya hab√≠a tenido un hija, Beatriz, con do√Īa Mayor Guill√©n de Guzm√°n, que llegar√≠a a ser reina de Portugal. De otras relaciones nacer√≠an Berenguela y Alfonso Fern√°ndez llamado ¬ęel Ni√Īo¬Ľ

Descendencia Alfonso X

Primeras traducciones y conquistas

El Infante don Alfonso en 1243 tuvo que hacerse cargo de las operaciones militares en el sur. Aquel a√Īo, estando en Toledo, le llegaron mensajeros del rey de Murcia Ibn Hud, solicitando ayuda ante los problemas internos que ten√≠a en su reino. En Alcaraz firmaron un tratado que permiti√≥ a Alfonso entrar en la ciudad de Murcia a principios de mayo. Al a√Īo siguiente se firmar√≠a el tratado de Almizra con Jaime I de Arag√≥n.

La campa√Īa de Murcia sigui√≥ en 1245 con la conquista de Cartagena. En 1246 junto con su padre particip√≥ en el cerco de Ja√©n y en 1248 en la conquista de Sevilla. Por entonces Alfonso ya mostr√≥ inter√©s por el conocimiento de textos escritos en √°rabe pues mand√≥ traducir el Calila e Dimna (una colecci√≥n de cuentos) y el Lapidario.

EL TRATADO DE ALMIZRA

Tratado de Almizra Alfonso X el Sabio

El Tratado de Almizra ( Campo de Mirra, Alicante), firmado el 26 de marzo de 1244, establecía los límites territoriales entre las coronas de Castilla y Aragón en relación con el reino de Murcía.

La frontera acordada pasaba entre el puerto de Biar y Villena y al sur de Jijona. La zona de Alicante quedaba fuera del ámbito aragonés.

2. EL REY GOBERNANTE (1252-1284) Un reinado de luces y sombras

Imagen del Rey y propaganda política

Repasa la segunda mitad de su vida desde diferentes perspectivas, como la representaci√≥n simb√≥lica del monarca, la econom√≠a, la obra legislativa y las relaciones con la Iglesia. Alfonso X accedi√≥ al trono en 1252, cuando ya ten√≠a treinta y un a√Īos. Entonces la Iglesia y la nobleza ten√≠an un gran poder, algo con lo que el nuevo rey quiso terminar.

Para conseguirlo puso en marcha un programa muy ambicioso e innovador que quedó recogido en algunas obreas de carácter jurídico que se elaboraron bajo sus auspicios, basadas en un soporte doctrinario muy elaborado y que son un reflejo del poder omnímodo que él pretendía instaurar.

Era un rey que quer√≠a ser ¬ęmoderno¬Ľ en una sociedad feudal, cuyos sectores poderosos reaccionaron y no le permitieron poner en pr√°ctica las ideas que pretend√≠a.

Tampoco le ayudaron una serie de circunstancias excepcionales e imprevistas que sucedieron durante su reinado. A ello también se sumó la crisis económica que entonces se padeció y que no contribuyó a que sus objetivos políticos se alcanzasen.

Pero no por ello sus ideas cayeron en el olvido, pues tiempo despu√©s otros sucesores las retomaron y terminaron por imponerlas, dando origen al establecimiento del llamado ¬ęEstado moderno¬Ľ, del cual Alfonso X fue un precursor.

Peninsula Iberica en 1252
Peninsula Iberica en 1252

Alfonso X y Toledo

Podemos conocer las estancias de Alfonso X en Toledo durante su reinado gracias a los documentos conservados expedidos por la cancillería real. Se puede comprobar cómo durante aquel tiempo, en unas diez ocasiones el rey estuvo en su ciudad natal, aunque no siempre en estancias prolongadas.

Aquí celebró Cortes en 1254 y 1259 y aquí desarrolló una gran parte de su producción científica especialmente en el campo de la astronomía / astrología. Procuró beneficiar, mediante la concesión de privilegios, a sectores sociales de la ciudad, así como a la catedral y a otros establecimientos religiosos, en especial al monasterio de San Clemente.

Alfonso X El Sabio

Imagen Real y Propaganda Política

A diferencia de otros reyes medievales de los que no se conserva ninguna imagen contemporánea, son muchas las representaciones de Alfonso X, aunque no se tratase de auténticos retratos.

En muchas de ellas el rey aparece entronizado, revestido con los atributos propios de la realeza, flanqueado por diversos personajes, bajo una arquería gótica.

Son las que más han contribuido a generar una representación icónica de la figura del rey. Estas imágenes formaban parte de un proceso de comunicación y actuaban como vehículo de expresión de una ideología por lo que se convertían en elemento de propaganda política.

Propaganda política de Alfonso X El Sabio

Actividad conquistadora y repobladora

Alfonso X conquist√≥ las zonas de Huelva y C√°diz y el reino de Murcia. Dirigi√≥ la nuea poblaci√≥n y organizaci√≥n de la mitad sur de Castilla y as√≠ renacieron cientos de pueblos y muchas ciudades, por ejemplo, √öbeda y Baeza, Ja√©n, C√≥rdoba, √Čcija, Carmona, Sevilla, Jerez, C√°diz, Murcia, Lorca, Cartagena, Trujillo, C√°ceres, Badajoz, Almagro, Consuegra, Montiel o Ciudad Real.

Carta fundación de Ciudad Real por Alfonso X el Sabio
Carta fundación de Ciudad Real por Alfonso X el Sabio

Traslado del a√Īo 1268 de la Carta Puebla de la fundaci√≥n de Villa Real (actual Ciudad Real) por Alfonso X, en el lugar conocido como Pozuelo de Don Gil, por la que se concede a sus moradores el Fuero de Cuenca.

Intervino tambi√©n en las tierras del norte, desde Galicia hasta Guip√ļzcoa, fundando muchas villas y pueblas (polas) dotadas de fuero y mercado que mejoraban la situaci√≥n de los que se avecindaban en ellas.

EL FECHO DE ALLENDE (1260)

Desde el inicio de su reinado, Alfonso X comenz√≥ a preparar una gran operaci√≥n militar encaminada a conseguir el control del norte de √Āfrica, algo para lo que consigui√≥ del Papa autorizaci√≥n para predicar en sus reinos la bula de Cruzada.

En 1257, se llev√≥ a cabo una incursi√≥n contra Taount, cerca de Or√°n. Unos a√Īos despu√©s se desarrolar√≠a la operaci√≥n que fue conocida como el Fecho de Allende, donde el monarca castellano invirti√≥ ingentes cantidades de dinero. Los hechos m√°s relevantes fueron la construcci√≥n de las Atarazanas de Sevilla y el nombramiento del primer ¬ęadelantado mayor de la mar¬Ľ.

En septiembre de 1260 una flota que salió del Puerto de Santa María saqueó la ciudad marroquí de Salé, al norte de Rabat.

el Fecho de Allende de Alfonso X
El Fecho de Allende

La administración regia y las cortes

El Rey Sabio fue el primer gran constructor del Estado monárquico por su clara concepción teórica de las res publica, del poder político regio y de su primacía jurídica, por los cambios que realizó en las instituciones y por la reorganización de sus relaciones con los obispos, los grandes nobles y los municipios de realengo.

Reorganizó su Casa y Corte, con grandes oficiales al frente. Creó nuevos cargos territoriales y estableció nuevos impuestos que multiplicaron los ingresos de la Hacienda.

ADMINISTRACI√ďN REGIA

Administración Regia de Alfonso X
Administración Regia de Alfonso X

A lo largo de su reinado convocó en varias ocasiones Cortes y Ayuntamientos, especialmente para recabar ayudas económicas.

Cortes y asambleas de Alfonso X
Cortes y asambleas de Alfonso X

El Rey historiador

Hacia 1270 Alfonso X comenz√≥ a trabajar en dos grandes proyectos hsitoriogr√°ficos, la Estoria de Espa√Īa y la General estoria. El prop√≥sito era instruir a su heredero y a los miembros del reino en el modelo mon√°rquico por √©l defendido a trav√©s de las ense√Īanzas que proporcionaba la historia, con buenos ejemplos que imitar y malos que evitar.

Estoria de Espa√Īa Alfonso X
Estoria de Espa√Īa – Alfonso X

La Estoria de Espa√Īa (h.1270-1283) integra en un √ļnico relato la historia de todos los pueblos que habitaron y dominaron sucesivamente la pen√≠nsula ib√©rica, sin excluir a los musulmanes de al-√Āndalus ni la historia procedente de fuentes literarias.

En ella se cre√≥ el molde estructural, narrativo e identitario de los espa√Īoles como habitantes del territorio ib√©rico desde tiempos inmemoriales, modelo que han heredado todas las historias de Espa√Īa posteriores.

General Estoria
General estoria РAlfonso X РCódice procedente del scriptarium alfonsí

General estoria. Primera Parte

Este texto es una inmensa historia universal estructurada en seis partes. Aunque planeaba relatar desde los orígenes del mundo hasta tiempos de Alfonso X, solo se llegó a escribir la historia hasta el siglo I a. C.

La concepción de esta obra suele vincularse a la candidatura del rey Sabio al Imperio Romano-Germánico, por lo que en ella todos los reyes del mundo aparecen como descendientes y delegados de Dios en la tierra, un privilegiado linaje del que se afirma su superior saber y que por ello era necesario respetar.

Para ello el rey hizo reunir todas las fuentes disponibles, latinas, romances o árabes, para traducirlas y combinarlas en una colosal esfuerzo enciclopédico. Gran novedad es que las dos obras se escribieron en castellano, y no en latín, como había sido usual hasta entonces en la historiografía emanada de la corte regia.

Rey legislador y juez

Hasta mediados del siglo XIII convivían diversos ordenamientos jurídicos: el Fuero Juzgo, de raíces visigodas, otro basado en el derecho de los jueces y en el albedrío, y una heterogénea variedad de fueros municipales, Alfonso X reivindicó la unificación jurídica en todos sus reinos sobre la base de los mejores fueros de León y Castilla, implantando el Fuero Real en aquellos territorios que no poseían un derecho definido.

Durante los primeros a√Īos de su reinado, coincidiendo con sus aspiraciones de ser, adem√°s de rey, emperador del Sacro Imperio Romano Germ√°nico, se llev√≥ a cabo una renovaci√≥n jur√≠dica de trascendencia y proyecci√≥n universal, difundida y aplicada en los siglos venideros, incluso en el Nuevo Mundo.

Se trataba de las Siete partidas, que, empleando como base los derechos romano y canónico, se nos presentan como un código capaz de englobar todas las ramas del derecho.

Dentro de su obra legislativa también se encuentran obras relevantes como el Espéculo y el Setenario

Las siete partidas de Alfonso X El Sabio
Siete partidas – Alfonso X

El llamado Libro del fuero, que la posteridad conocerá como Siete partidas, por que está estructurado en siete libros, es una versión muy ampliada, con multitud de fuentes doctrinales, del Espéculo.

En cada uno de estos libros se abarcan diferentes cuestiones: religiosas y eclesi√°sticas(I), el emperador, el rey y los grandes se√Īores (II), la justicia, su administraci√≥n y el proceso judicial (III), el derecho civil (IV), el derecho contractual y mercantil (V), tipos de contratos y testamentos (VI) y el derecho penal (VII). Este √ļltimo incluye el estatuto jur√≠dico para moros y jud√≠os.

Elaborado entre 1256 y 1265, este vasto código jurídico versa de todas las dimensiones del derecho, quizá en consonancia con las aspiraciones de Alfonso X al imperio romanogermánico, para el que fue elegido candidato en 1257.

Desde que las Siete partidas fueron confirmadas por Alfonso XI en 1348 funcionaron como base doctrinal del derecho espa√Īol, incluso en la Edad Moderna. Esta copia fue dispuesta para √Ālvaro Z√ļ√Īiga (c. 1410 -1488), primer duque de Ar√©valo, justicia mayor del reino, cuyos escudos lleva en la portada. Posteriormente el c√≥dice perteneci√≥ a la biblioteca de los Reyes Cat√≥licos.

Relaciones con la iglesia

El rey tenía claros los principios teóricos que debían regir esas relaciones fundamentales para sus intereses, que quedaron plasmados en la normativas legales. La Monarquía Рque tenía un origen divino Рse consideraba obligada a proteger a la Iglesia del reino por ser ésta la representación de la divinidad en la tierra, por lo que debía contar con su apoyo.

Como parte del cuerpo político del reino, la Iglesia no podía escapar a sus control, por lo que el rey tenía derecho a intervenir en ella mediante imposiciones tributarias abusivas e intervenciones en las elecciones episcopales. Pero las relaciones se hicieron imposibles.

El Rey protector de la naturaleza

Alfonso X fue uno de los primeros reyes medievales que legisló en defensa de la conservación de la naturaleza. En sus obras legislativas y en las actas de Cortes se recogen medidas en este sentido, algunas de las cuales ya se reflejaban en muchos fueros locales.

Especial preocupación mostró por la conservación y el aprovechamiento de los montes estableciendo castigos para aquellos que talasen árboles o provocasen incendios.

También mostró especial preocupación por controlar la actividad cinegética y la pesca en los ríos.

No se trataba tanto de una conciencia ecológica tal como hoy la entendemos sino de garantizar los recursos que la naturaleza proporcionaba y que eran fundamentales para aquella sociedad.

Alfonso X ecologista
Representación del rey Alfonso X cazando en la vega del río Henares (Cantiga 142)

El Fecho del Imperio

Animado por la ciudad de Pisa, en 1256 se le presentó a Alfonso X la posibilidad de ocupar el trono imperial alemán que había quedado vacante. El rey basó se legítima pretensión alegando la relación familiar Рa través de su madre, Beatriz de Suabia-, que le vinculaba con la familia que había ocupado el rango imperial.

De esta manera, el rey se embarc√≥ en una empresa que habr√≠a de ser conocida como el Fecho del Imperio, que dur√≥ varios a√Īos y que le cost√≥ mucho dinero. Tras una reuni√≥n en el mes de mayo de 1275 con el papa Gregorio X en Beaucaire (Francia), Alfonso X renunci√≥ a su pretensi√≥n al no contar con el apoyo papal.

El Fecho del Imperio Alfonso X
Miniaturas de Alfonso X y Ricardo de Cornualles, ambos aspirantes a la corona del Sacro Imperio Romano Germ√°nico

La política económica

El Rey Sabio reorganizó el territorio sujeto a su mando, que había pasado entre 1225 y 1265 de 235.000 a 355.00 km2, al mejorar las comunicaciones entre sus regiones y espacios económicos: trazó una red de caminos norte-sur, para favorecer la trashumancia de ganados, suprimió portazgos y otros impuestos sobre el tránsito de mercancías y fundó muchas nuevas ferias y mercados.

Adem√°s, delimit√≥ las fronteras pol√≠ticas y aduaneras con otros reinos y fue el primero en acu√Īas grandes cantidades de moneda de cobre o vell√≥n para facilitar las transacciones comerciales y el pago de impuestos.

El impulso a la industria naval

Gracias a Alfonso X, Sevilla fue un gran puerto en la ruta mar√≠tima entre Italia y los Pa√≠ses Bajos, y aumentaron el tr√°fico y la pesca en el Cant√°brico: La Coru√Īa, Avil√©s, San Vicente de la Barquera, Santander, Laredo, Bermeo, San Sebasti√°n.

Además, el rey construyó un gran arsenal (atarazanas) en Sevilla para armar galeras de guerra, pobló con marinos su Barrio de la Mar y creó el cargo de almirante para dirigir la armada.

La mesta

Para regula el auge creciente que estaba adquiriendo la trashumancia de los reba√Īos de ovejas en la corono de Castilla, el 2 de agosto de 1273 Alfonso X cre√≥ el Honrado Concejo de la Mesta.

La instituci√≥n, a la que el rey concedi√≥ importantes privilegios y prerrogativas, agrupaba especialmente a los grandes propietarios de reba√Īos, cuyos intereses radicaban en la obtenci√≥n y exportaci√≥n de la lana merina.

Para evitar conflictos entre los ganaderos y los labradores se establecieron unos itinerarios fijso, denominados ¬ęca√Īadas!, que un√≠an las zonas de pasto del norte (verano) con las del sur (invierno).

Ferias y mercados en el reinado de Alfonso X el Sabio
Ferias y mercados en el reinado de Alfonso X

3. EL REY SABIO: el scriptorium alfonsí

Contiene su interés por la ciencia, el ajedrez y la devoción por la Virgen, sin olvidar un contexto en el que florecieron las primeras universidades y la arquitectura gótica renovó la semblanza de catedrales como la de Toledo.

Con la palabra scriptorium designamos el ámbito de trabajo asociado a ala corte y organizado para el desarrollo del proyecto cultural regio. Articulado por talleres especializados que trabajaron en diferentes áreas de conocimiento (historia, ciencia, literatura, hagiografía y legislación), su labor estuvo estrechamente vinculada al proyecto político de Alfonso X.

En esta estructura, el monarca desempe√Ī√≥ un papel protagonista como promotor y coordinador – y en ocasiones, autor – de sus obras. Los integrantes del scriptorium alfons√≠ proced√≠an de diferentes territorios y tradiciones culturales.

Supieron combinar y adaptar fuentes latinas, romances, árabes y hebreas con elementos de creación propia, dando lugar a un corpus excepcional por su extensión, su variedad temática, sus novedades y su materialidad. Estos equipos trabajaron de manera coordinada con artífices del mundo del libro (copistas e iluminadores), constituyendo una estructura estable al servicio de los intereses de la corona.

Los miembros del scriptorium regio tambi√©n desempe√Īaron otras funciones: notarios, escribanos y m√©dicos, fueran laicos o cl√©rigos. Se encontraban all√° donde estuviera la corte, aunque es probable que algunos trabajos se realizaran espec√≠ficamente en las ciudades de Toledo y Sevilla.

Rex magister: La lengua y la educación

El rey optó por emplear el castellano como lengua de la cancillería regia y de cualquier otro tratado Рde derecho, historia o ciencia Рpatrocinado por él, mientras que prefirió el gallego como lengua de la poesía.

Tal selecci√≥n ling√ľ√≠stica fue determinante en el proceso de capacitaci√≥n del castellano y del gallego como lenguas de la cultura escrita, a la vez que revela una voluntad pol√≠tica de afirmar el √°mbito de su poder regio, por contraste co el lat√≠n, la lengua de la iglesia, o del √°rabe, la lengua del Islam.

No obstante, el latín era la lengua de la educación universitaria y Alfonso X otorgó estatutos y rentas al Estudio general de Salamanca para consolidad su continuidad.

Además, se apoyó en los traductores judíos de Toledo y fundó nuevos estudios generales en Sevilla y en Murcia con el propósito de mejorar el conocimiento del árabe y de los textos escritos en esa lengua.

Lapidas en cuatro idiomas
Inscripci√≥n pluriling√ľe (lat√≠n, castellanos, √°rabe, y hebreo) que orden√≥ colocar Alfonso X en el sepulcro de su padre, Fernando III el Santo

Transcripción del texto en castellano del sepulcro de Fernando III el Santo:

Aquí iaze el rey muy ondrado don fer/rando
se√Īor de castiella e de tol/edo, de leon
de gallizia de sevilla de c/ordova
de murcia et de iahen,
el que conq/uiso toda espa√Īa
el mas leal e el mas verdadero e el mas esfo/rçado
e el mas apuesto e el mas grana/do e el mas sofrido
e el mas omyldoso/ e el que mas temie a dios
e el que mas le faz/ia servicio
e el que quebranto e destruyo a to/dos sus enemigos
e el que alço e ondro a todos sus amigos
e conquiso la cib/dat de sevilla
que es cabeça de toda es/panna
e passo hi en el postremero dia de m/ayo
en la era de mill et cc e noventa a√Īos

Fuente: Alfredo J. Morales

Alfonso X, impulsor del castellano

Lo que diximos de la lengua ebraica, griega et latina: podemos mui mas clara menete mostrar en la castellana: que tuvo su ni√Īez en el tiempo de los juezes et Reies de Castilla et de Le√≥n: et comen√ßo a mostrar sus fuer√ßa en tiempo del mui esclarecido et digno de toda la eternidad el Rei don Alonso el sabio. Por cuio mandadose escrivieron las siete partidas et la general istoria. Et fueron trasladados muchos libros de latin et aravigo en nuesttra legua castellana.

Antonio de Nebrija, Gram√°tica de la lengua castellana (1492)

Alfonso X, impulsor del castellano

El siglo de las Catedrales

El siglos XIII puede considerarse ¬ęel siglo de las catedrales¬Ľ, debido a la gran evoluci√≥n que experimentaron estos templos tanto en su aspecto externo -que adopt√≥ las nuevas formas del G√≥tico- como en su funcionamiento interno y en el fortalecimiento de sus cabildos catedralicios.

Burgos, Toledo y León fueron los talleres constructivos que mejor simbolizan ese esplendor artístico que se desplegó por toda la Corona de Castilla y del que, sin duda, fue testigo Alfonso X.

El siglo de las Catedrales
Catedral de León, Catedral de Toledo y Catedral de Burgos

Astrología judiciaria

La astronom√≠a es la ciencia que estudia los cuerpos celestes, mientras que la astrolog√≠a se concibe como el an√°lisis de su influencia sobre los elementos terrenos, aunque ya en la antig√ľedad eran campos diferenciados, eran complementarios e intercambiaban sus significados y aplicaciones, incluso sus nombres.

Una de las prácticos más extendidas fue la de la astrología judiciaria, que consistía en formular predicciones a partir de los juicios de las estrellas, como una suerte de adiviniación.

En las Siete Paridas la adivinaci√≥n realizada por el ¬ęarte de la astronom√≠a¬Ľ y basada en los sabios antiguos, la astrolog√≠a judiciaria, se acepta y defiende como disciplina cient√≠fica. Por el contrario, la adivinaci√≥n de ¬ęlos agoreros y de los sorteros y de los hechiceros¬Ľ, que se basa en el enga√Īo, es perseguida.

Con el paso del tiempo todos los escritos astrológicos pasaron a estar bajo sospecha y algunos fueron expurgados, como el Libro conplido en los judizios de las estrellas, pasando a engrosar las listas de libros prohibidos.

Estudio de los astros e instrumental científico

Para el estudio de los astros, además de la observación directa, era preciso contar con el instrumental que permitiera realizar mediciones y registrar las posiciones de los cuerpo celestes en el firmamento.

También era importante disponer de modelos de representación del cosmos que favorecieran su comprensión.

Astrolabios, cuadrantes, globos celestes, esferas armilares, todos ellos formaron parte del saber astronómico alfonsí, tal y como apreciamos en los tratados dedicados a estos instrumentos en el Libro del saber de astrología (Burgos, 1278), una de las principales compilaciones científicas realizadas en el escritorio regio.

Libro del saber de astrologia
Libro del saber de astrología РAlfonso X. Códice procedente del scriptorium alfonsí Р1276-1278

Estos instrumentos ya se conoc√≠an en la Antig√ľedad, pero durante la Edad Media experimentaron un mayor desarrollo y sofisticaci√≥n, especialmente gracias a los avances de astr√≥nomos musulmanes y jud√≠os.

Astrolabio
Astrolabio
Astrolabio

Tablas astronómicas

Las tablas astronómicas son compilaciones de datos numéricos utilizados para determinar las posiciones de los planetas y las constelaciones, las fases de la luna o los eclipses.

Durante la Edad Media se basaron en los parámetros y modelos geométricos propuestos por Ptolomeo (Alejandría, siglo II), especialmente en su obra principal, el Almagesto.

A la tradici√≥n ptolemaica se sumaron elementos matem√°ticos procedentes de India, as√≠ como aportaciones de cient√≠ficos musulmanes en Raqa o Bagdad y posteriormente en al-√Āndalus, con gran protagonismo de la ciudad de Toledo.

Las Tablas Alfons√≠es realizadas en Toledo (1263-1272) por dos astr√≥nomos jud√≠os al servicio del rey, Yishag ibn Sa’id y Yehud√° ibn Mos√©, se convirtieron en las tablas de referencia en Europa hasta el siglo XVII.

Libro de las figuras de las estrellas fixas
Libro de las figuras de las estrellas fixas que son en la ochava esfera

Copia del tratado alfonsí original, datable en 1276, probablemente realizada a petición de Fernando Fernández de Velasco, duque de Alba, en el siglo XVI. Reproduce el texto y la iconografía de las constelaciones del manuescrito del scriptorium alfonsí antes de que este fuera mutilado.

Obras de astrología de Alfonso X

Obras de astrología de Alfonso X

Las traducciones

En Toledo durante el siglo XII se había producido un movimiento muy importante de traducciones de textos árabes de contenido diverso al latín, conocido como la Escuela de Traductores de Toledo. Fueron los arzobispos toledanos sus grandes impulsores.

En el siglo siguiente, sería Alfonso X el que propició la traducción de obras de carácter científico, especialmente de astronomía y astrología, aunque entonces la versión se hizo a la lengua castellana.

Para llevar a cabo el trabajo, que supervisó directamente, el rey contó con la colaboración de un grupo de expertos entre los que destacaron judíos toledanos.

Traductores y colaboradores de la Escuela de Traductores de Toledo

Los Judíos

Es indudable la política pragmática del rey Alfonso X con los hebreos, dado que las aljamas conservaron la plenitud de sus derechos y tradiciones de autogobierno.

Esta minoría cultural está presente en todos los niveles de la administración regia. Y a los sabios judíos se les dispensó un trato de privilegio, muy por encima de los otros gobernantes de su tiempo, participando en la gran mayoría de las obras alfonsíes.

Los judíos y Alfonso X

El libro de los Juegos

El Libro del axedre√ß, dados e tablas es el √ļltimo manuscrito planteado en el escritorio regio. Gracias a su colof√≥n sabemos que se inici√≥ y finaliz√≥ en Sevilla en el a√Īo 1283.

Coomienza con un prólogo en el que se dan las razones de la obra, se analiza el juego en su dimensión social y se narra el origen mítico de los tres juegos, que son explicados de manera pormenorizada.

Al final se incluyen otros juegos como el gran ajedrez, el alquerque y las tablas y el ajedrez que se juegan por astronomía.

La obra tiene un carácter eminentemente práctico; se explica la realización de piezas y tableros, las reglas, y se exponen numerosas jugadas, tanto a través del texto como de las imágenes, que nos muestran personajes de diferentes procedencias y condición social en plena partida.

El libro de los juegos - Alfonso X
Libro del ajedrez, dados y tablas. Alfonso X. Sevilla 1283

La M√ļsica

La m√ļsica en el pensamiento del siglo XIII, si hemos de recoger la tradici√≥n occidental en la que estaba inmersa la corte del rey trovador Alfonso X, no solo es el sonido, lo que suena, sino que afecta a otra serie de conocimientos, tal como se recoge en el Septenario al explicar la m√ļsica en el Quadrivium.

La m√ļsica Alfonso x

El √ļnico tratado musical del siglo XIII en Espa√Īa lo escribi√≥ qui√©n fue el preceptor del hijo del rey Alfonso y colaborador en la recopilaci√≥n y quiz√° composici√≥n de la Cantigas, el francisco Fray Juan Gil de Zamora, Ars Musica. Ah√≠ recoge el pensamiento de Isidoro de Sevilla sobre la m√ļsica en las Etimolog√≠as: ¬ęSin la m√ļsica no puede haber ninguna disciplina perfecta¬Ľ. San Isidoro iba m√°s all√° y a√Īad√≠a: ¬ęSin ella (sin la m√ļsica) nada existe¬Ľ.

Conductus y motetes
Conductus y motetes. Siglo XIII

4. EL FINAL DEL REINADO

Presenta la convulsa relaci√≥n del rey Sabio con el infante don Sancho, quien a la postre ser√° su sucesor. Alfonso X no consigui√≥ poner en pr√°ctica todas sus innovadoras medidas pol√≠ticas, orientadas a ejercer su preeminencia y control sobre los sectores privilegiados, la nobleza y la Iglesia. Al ver que su poder quedaba socavado, dichos sectores protagonizaron violentas revueltas que atentaron contra la autoridad del rey y buscaban incluso su destituci√≥n.

Las exigencias tributarias del monarca se produjeron, además, en el momento de una crisis económica que afectó al reino y que no se superó a pesar de las medidas adoptadas. El fracaso en sus pretensiones de alcanzar el trono imperial limitó también su autoridad.

Hubo ocasiones en las que miembros de su propia familia encabezaron las revueltas. A tal extremo llegaron los enfrentamientos que Alfonso X tuvo que dar marcha atrás en algunos de sus planteamientos políticos y los proyecto legislativos en los que se sustentaban.

La muerte en 1275 del heredero, el infante don Fernando de la Cerda, acab√≥ provocando una intensa crisis sucesoria, tanto personal como pol√≠tica, que marcar√≠a profundamente los √ļltimos a√Īos de us reinado, en los cuales se tuvo que enfrentar a su segundo hijo, el futuro Sancho IV.

El heredero: Don Fernando de la Cerda

Don Fernando de la Cerda era el hijo varón mayor de Alfonso X, que en principio estaba destinado a sucederle. Se casó con Blanca de Francia, hija de Luis IX. Los esponsales se celebraron en Toledo el 6 de mayo de 1269 y unos días después, el 13 de julio, en una solemne ceremonia se firmó el acuerdo matrimonial.

Las bodas tuvieron lugar en la catedral de Burgos el 30 de noviembre de aquel mismo a√Īo. El 20 de julio de 1275, estando ausente su padre que se encontraba en Beaucaire, muri√≥ en Villa Real (Ciudad Real), sin haber llegado a cumplir los 20 a√Īos. Fue enterrado en el monasterio de las Huelgas en Burgos.

Fernando de la Cerda
1.- Nombramiento de procuradores, por parte de Alfonso X el Sabio, para el matrimonio de su hijo don Fernando de la Cerda
2.- Alfonso X certifica el matrimonio ¬ępor palabras¬Ľ de su hijo don Fernando con Blanca de Francia

LA MUERTE DEL HEREDERO

Et estando el infante don Ferrando en aquella villa (Ciudad Real), adoles√ßio de grant dolen√ßia. Et vey√©ndose quexado de la muerte, fabl√≥ con don Juan N√ļnnez e rog√≥l mucho afincadamiente que ayudase e fiziese en manera que don Alfonso, fijo deste infante don Ferrando, heredase los regnos despu√©s de d√≠as del rey don Alfonso su padre.

Crónica de Alfonso X

Muerte de Fernando de la Cerda

Los descendientes de Fernando de la Cerda

La Casa ducal de Medinaceli arranca con el infante don Alfonso de la Cerda, hijo de Fernando de la Cerda (destinado a suceder a su padre, Alfonso X) y de Blanca de Francia, hija del rey Luis IX, san Luis. Por eso en el escudo de la Casa de Medinaceli figuran las armas de Castilla y León junto a las flores de lis, propias de la monarquía francesa.

Al morir prematuramente el heredero, Fernando de la Cerda, el deseo de Alfonso X era que el primogénito de este, Alfonso, fuese su sucesor. Sin embargo, fue otro de sus hijos, Sancho, quien se proclamaría rey.

Don Alfonso de la Cerda, su sobrino, no renunci√≥ a sus derechos hasta 1304. Posteriormente, Enrique II concedi√≥ a sus descendiente el t√≠tulo condal de Medinaceli, que los Reyes Cat√≥licos elevaron a ducado. Hoy es una de las m√°s importantes familias nobiliarias espa√Īolas.

Arbol genealogico de Fernando de la Cerda
√Ārbol geneal√≥gico de la Casa ducal de Medinaceli

La crisis sucesoria

El infante don Fernando de la Cerda estaba destinado a ser el sucesor de Alfonso X. Sin embargo, su inesperada muerte en Villa Real en 1275, desencaden√≥ un grava conflicto sucesorio. Seg√ļn el sistema tradicional correspond√≠a la sucesi√≥n al hermano siguiente, el infante don Sancho.

Pero el rey había introducido en las Partidas una novedad y era que, si el heredero fallecía, el derecho a gobernar pasaba al os hijos de éste. Don Sancho no se resignó y se rebeló contra su propio padre.

Contó con el apoyo de sectores importantes de la nobleza descontentos con Alfonso X y de muchas ciudades a las que el infante les concedió privilegios para ganarse su favor.

Solamente Murcia y Sevilla estuvieron del lado del rey.

Exposición Alfonso X el Sabio

La Muerte del Rey

Después de algunos titubeos, tanto en el testamento del 8 de noviembre de 1282 como en el posterior codicilo del 10 de enero de 1284 pocos mese antes de su muerte, Alfonso X no dejó como heredero a su hijo Sancho.

En esos textos simplemente se√Īala ¬ęmi heredero¬Ľ sin indicar nombre alguno, aunque su deseo siempre fue que hubiese sido su nieto mayor.

Primer testamento de Alfonso X
Primer testamento de Alfonso X (Sevilla, 8 de noviembre de 1282)

Enfermo, el rey muri√≥ en Sevilla el 4 de abril de 1284 antes de cumplir los sesenta y tres a√Īos. Su intenci√≥n inicial siempre fue enterrarse en el Monasterio de Santa Mar√≠a la Real de Murcia, pero en su testamento se√Īal√≥ que se le enterrase en la capilla real de la catedral de Sevilla, junto a las tumbas de sus padres.

Aunque dispuso que coraz√≥n fuese llevado a Jerusal√©n y enterrado en el Monte Calvario, nunca se llev√≥ a cabo y hoy junto con sus entra√Īas, se conserva en una urna en la catedral de Murcia.

Ajuar Funerario

En 1948, con motivo del séptimo centenario de la conquista de Sevilla por Fernando III el Santo, se construyó el sepulcro actual de Alfonso X, al cual fueron trasladados sus restos desde la tumba en la que había sido enterrado tras sus muerte. Al abrirla se recuperaron los ropajes con los que el rey fue amortajado.

El doctor Juan Delgado Roig analizó los ajuares y realizó pruebas medicas que permitieron comprobar que su corazón había sido extraído, como dejó estipulado en su testamento, aunque nunca se llevó a la Sancta tierra de Ultramar, como había sido su deseo testamentario.

Exposición Alfonso X El Sabio
Exposición Alfonso X El Sabio

El sucesor Sancho IV

Aunque Alfonso X no le dej√≥ como heredero en su testamento, tras la muerte de √©ste en 1284, Sancho cont√≥ con apoyos suficientes para imponerse y ser reconocido como el nuevo rey (Sancho IV). Las ciudades jugaron un importante papel en el conflicto sucesorio, poni√©ndose de su lado, entre las que se puede se√Īalar a Toledo.

No siendo todavía rey, confirmó privilegios a la catedral y a la ciudad lo que demuestra que ésta estuvo a su favor.

Sancho IV siempre mantuvo una especial relación con Toledo, pues en su catedral se habría de coronar por el arzobispo don Gonzalo García Gudiel y, a su muerte en 1295 sería enterrado en la capilla de la Santa Cruz que él había fundado en la catedral toledana. A comienzos del siglo XVI sus restos serían trasladados a su actual emplazamiento.

Corona de Sancho IV - Catedral de Toledo
Corona de los Camafeos

CORONA DE LOS CAMAFEOS

El sepulcro de Sancho IV en la catedral de Toledo se abrió en 1947. Entre los restos más significativos de su ajuar mortuorio se encontraban la corona con la que había sido enterrado, una espada con su vaina y unos acicates.

La corona – de gran valor hist√≥rico, pues es la √ļnica que se conserva de un rey medieval hispano- muy posiblemente perteneciera a su padre Alfonso X, ya que en su testamento del 1282 este legaba a su heredero las coronas con las piedras e con los camafeos.

Espacio y memoria f√ļnebre en √©poca de Alfonso X

Durante el siglo XIII se realizaron importantes empresas art√≠sticas vinculadas a los √°mbitos f√ļnebres del rey o la familia del rey con la construcci√≥n de sepulturas, capillas o iglesias de dimensi√≥n memorial.

La realidad castellana del per√≠odo en el que se produjeron constantes variaciones enlas fronteras o el proceso de expansi√≥n-consolidaci√≥n del reino justificaron relevantes cambios enlos lugares de sepultura del linaje regio [ Santa Mar√≠a la Real de las Huelgas (Burgos), la capilla de la Santa Cruz (catedral de Toledo), capilla de los Reyes (aljama-catedral de Sevilla)…]

En todos ellos, el contenido escatológico se mezcla con la buena memoria de la dinastía.

Los sepulcros de los infantes

La sepultura del hermano de Alfonso X en la iglesia palentina de Villalc√°zar de Sirga es un gran ejemplo del arte funerario de la √©poca. Una animada procesi√≥n f√ļnebre recorre las cuatro paredes de la yacija.

Toda la sociedad del momento, desde su familia hasta sus escuderos, pasando por los representantes de las órdenes monásticas o militares, participan de esta manifestación de respeto ciudadano.

El difunto aparece representado de modo yacente y con sus armas invertidas como signo de alteridad y duelo. También el monasterio de la Huelgas de Burgos ofrece magníficas muestras de escultura funeraria, entre ellas el sepulcro de la abadesa Berenguela de Castilla, hermana mayor de Alfonso X.

Sepulcros - exposición de Alfonso X el Sabio

5. LA VISI√ďN DEL REY DESDE LA POSTERIDAD

Recoge tanto la visión de los historiadores como la de los artistas que contribuyeron a configurar el imaginario colectivo en torno al monarca.

El Rey Alfonso X en el imaginario colectivo

Paradójicamente, el monarca más representado de todo el arte medieval, plasmado en decenas de miniaturas elaboradas por el scriptorium alfonsí, ha tenido después un tratamiento desigual.

No existe una iconografía de Alfonso X comparable a las abundantes imágenes de su padre, Fernando III, con quien suele compartir los distintivos de rey conquistador. La representación de Alfonso X con coraza -a menudo asociada a los símbolos imperiales (la corono con diademas cerradas, el cetro, el manto y el orbe) Рfue fórmula habitual, así como la semblanza del rey legislador o literato.

Pellegrino Tibaldi lo plasmó en El Escolrial como astrónomo en el siglo XVI, mientras que Ramón Bayeu inmortalizó su generosidad ante la emperatriz de Constantinopla en el XVIII.

A partir del siglo XIX, tanto la pintura de historia como la proliferación de monumentos conmemorativos Рempezando por la estatua de José Alcoverro en la escalinata de la Biblioteca Nacional Рcontribuirán a fijar la imagen del rey Sabio que tenemos en la actualidad.

Representaciones de Alfonso X El Sabio
2.- Reproducción del grabado de Alfonso X de Arnold van Westerhout
Alfonso X El Sabio
Don Alfonso el Sabio y los libros del saber de astronomía, por Dióscoro Puebla. Museo del Prado

Esta obra representa al rey acompa√Īado de sus colaboradores cient√≠ficos en el interior de la sinagoga de Santa Mar√≠a la Blanca en Toledo.

El Rey en la historiografía

Muchos han sido los historiadores e historiadoras que han escrito sobre Alfonso X y su reinado, desde distintas perspectivas y no siempre con criterios coincidentes.

Aquí se presenta una sucinta selección de diversas opiniones extraídas de entre las muchas que se encuentran recogidas en un apartado del catálogo de la exposición.


¬ęTomada en su conjunto, la actividad de Alfonso X en la producci√≥n de libros debi√≥ dar empleo, temporal o permanente, a un gran n√ļmero de personas de todo tipo y condici√≥n. El rey debi√≥ encomendar a muchos sabios el registro de las bibliotecas catedralicias y mon√°sticas de sus dominios – y posiblemente de otras tierras – a la b√ļsqueda de manuscritos para copiarlos ante de comenzar el trabajo de traducci√≥n, compilaci√≥n y redacci√≥n.¬Ľ

Evelyn S. Procter


¬ęFue de desacierto en desacierto, pero como sabio fue erudito, sensible y cultivado.¬Ľ

Jaume Vicens Vives


¬ęLos ditirambos en torno a la personalidad del monarca castellanos como mecenas de las ciencias y las letras pueden convertirse en √°rboles que nos impidan ver el bosque. No est√° de m√°s, por ello, el que peri√≥dicamente se hagan recapitulaciones para fijar unos claros esquemas de an√°lisis.¬Ľ

Emilio Mitre Fern√°ndez


¬ęEl sobrenombre de Sabio que gan√≥ por las letras, o por la injuria de sus enemigos, o por la malicia de los tiempos, o el por flojedad de su ingenio parece le amancill√≥; pues con el cr√©dito que ten√≠a de ser tan sabio, no supo mirar por s√≠ y prevenirse. … M√°s a prop√≥sito para las letras, que para el gobierno de los vasallos: contemplaba el cielo y miraba las estrellas; m√°s en el entretanto perdi√≥ la tierra y el reino.¬Ľ

Padre Mariana


¬ęVista como conjunto, la obra de Alfonso X el Sabio es √ļnica no s√≥lo por su volumen (como siempre se ha dicho), si no por su car√°cter fundacional de una cultura de valor permanente y universal. El magno proyecto alfons√≠ ha de ser visto como una gigantesca apuesta enfocada al futuro en la que a la larga hubo, como en toda empresa humana, sus costes, p√©rdidas y ganancias… Part√≠a el rey Sabio de una apreciaci√≥n realista de que su pueblos se hallaba hu√©rfanos de un patrimonio intelectual con que s√≥lo √©l pod√≠a dotarlo, y es esta conciencia de responsabilidad la que hace de su proyecto cultural una clara extensi√≥n de sus proyecto pol√≠tico.¬Ľ

Francisco Marquez Villanueva


¬ęLa colecci√≥n de traducciones alfons√≠es constituye, por consiguiente, un util√≠simo repertorio de fuentes de la m√°xima importancia a la hora de escribir la historia de la astronom√≠a medieval no s√≥lo espa√Īola sino universal. No en vano se ha subrayado el inter√©s que sent√≠a Don Alfonso por recoger y copiar manuscritos cient√≠ficos √°rabes.¬ę

Julio Samsó


¬ęEs dif√≠cil, con frecuencia, hallar interpretaciones adecuadas para el discontinuo y desordenado grupo de hechos que nos muestran las fuentes de conocimiento, pero la tarea contribuye a completar la imagen de un monarca literato e intelectual con la de un rey que tuvo conciencia clara de los problemas pol√≠ticos y exigencias gubernativas a las que hac√≠a frente no s√≥lo para resolver circunstancias inmediatas, sino con el √°nimo de desarrollar proyectos doctrinales e institucionales de alcance mucho m√°s amplio.¬Ľ

Miguel √Āngel Ladero Quesada


¬ęAlfonso X, conocido habitualmente como el Sabio, es, sin duda alguna, uno de los monarcas m√°s importantes no s√≥lo de toda la historia de los reinos de Castilla y Le√≥n, sino incluso del conjunto de los n√ļcleos pol√≠ticos de la Espa√Īa medieval cristiana…
Al margen de la obra personal que desarroll√≥, cuesti√≥n sumamente debatida por los estudiosos, Alfonso X impuls√≥ las m√°s diversas actividades culturales, ya fueran en el terreno de la literatura, en el dela historia, en el de los conocimientos cient√≠ficos o en el de las actividades musicales y art√≠sticas…
Esto explica que el reinado del rey Sabio haya interesado en le pasado – y siga interesando en el presente – a una gran diversidad de especialistas.¬Ľ

Julio Valdeón Baruque


¬ęEvidentemente, la Historia no pag√≥ a Alfonso X lo que el Rey Sabio hab√≠a hecho por ella.¬Ľ

Diego Catal√°n


¬ęEl reinado de Alfonso X, visto en su conjunto y, a tono con el esp√≠ritu de la √©poca, parece un verdadero ¬ęSpeculum¬Ľ. Algo as√≠ como un vasto panorama de iniciativas y conocimientos sistematizados¬Ľ.

Jos√© √Āngel Garc√≠a de Cort√°zar


¬ęAlfonso X ten√≠a una gran sentido de la autoridad real y le gustaba legislar e imponer a todos sus s√ļbditos las mismas normas jur√≠dicas… Pero las graves dificultades econ√≥micas y financieras y la agitaci√≥n nobiliaria, consecuencia de la detenci√≥n de la reconquista y de la persecuci√≥n de la quimera imperial, limitaron su libertad de acci√≥n.¬Ľ

Jean Gautier-Dalché


¬ęUna de las instituciones que mejor reflej√≥ los cambios producidos a mediados del siglo fue, precisamente, la que dej√≥ m√°s huellas de sus actividades: la canciller√≠a real, la oficina encargada de expedir documentos en nombre del monarca y uno de los m√°s antiguos organismos vinculados con el gobierno del reino.¬Ľ

Marina Kleine


¬ęAlfonso X no fue un hombre fr√≠volo, ni holgaz√°n o loco, ni disoluto ni derrochador, si no un monarca diligente que se tom√≥ muy en serio sus responsabilidades como rey. Su exaltaci√≥n del trono, su reorganizaci√≥n del gobierno, su desarrollo del sistema fiscal, de las leyes, de la administraci√≥n de justicia y de las Cortes, as√≠ como la consolidaci√≥n de las conquistas de sus padre, la defensa del reino contra las renovadas invasiones marroqu√≠es y la extraordinaria tarea cultural llevada a cabo bajo su mecenazgo lo elevan a la condici√≥n de uno de los m√°s grandes reyes de la Espa√Īa medieval.¬Ľ

Joseph O’Callaghan


¬ęCulto y refinado, protector de poetas, sabios y artistas, generoso y liberal, despert√≥ entre sus contempor√°neos la misma admiraci√≥n e inter√©s, y hasta la pol√©mica hist√≥rica que su personalidad y su obra han suscitado y a√ļn suscitan entre los historiadores… Alfonso X fue en vida y en muerte un personaje controvertido. Dotado de una inteligencia poco com√ļn, supo rodearse de poetas, sabios juristas e intelectuales que fueron en buena medida sus m√°s fervorosos panegiristas¬Ľ

Manuel Gonzalez Jiménez


La exposición está formada piezas arqueológicas, documentos, códices, pinturas y maquetas.

Entre las m√°s importantes es posible destacar el Libro del saber de astrolog√≠a de la Biblioteca Hist√≥rica Marqu√©s de Valdecilla (Universidad Complutense de Madrid), as√≠ como uno de los cuatro vol√ļmenes originales de las Cantigas de Santa Mar√≠a, el denominado ‚ÄėC√≥dice de Toledo‚Äô, que se conserva en la Biblioteca Nacional.

Esta instituci√≥n, junto con el Archivo Hist√≥rico Nacional y la Catedral de Toledo, a la que pertenecen piezas tan espectaculares como la casulla del arzobispo don Sancho y la ‚ÄėCorona de los camafeos‚Äô, es la principal prestadora de la exposici√≥n.

En total, prestan sus piezas a esta muestra alrededor de medio centenar de instituciones y coleccionistas, entre ellos el Arquivo Nacional de Torre do Tombo de Lisboa.

Exposición Alfonso X el Sabio

Instituciones prestadoras para la Exposición Alfonso X el Sabio

INSTITUCIONES PRESTADORAS NACIONALES

Desde el mes de noviembre 2020 al mes de abril 2021, se ha venido gestionando el pr√©stamo de las piezas art√≠sticas integrantes de la Exposici√≥n ¬ęAlfonso X el Sabio: El legado de un rey precursor¬Ľ con las entidades prestadoras que aparecen en esta relaci√≥n. Cabe destacar la magn√≠fica acogida que por parte de estas entidades se ha dado al proyecto.

MADRID:

BIBLIOTECA NACIONAL
ARCHIVO HIST√ďRICO NACIONAL
MUSEO ARQUEOL√ďGICO NACIONAL
MUSEO CASA DE LA MONEDA_FNMT
MUSEO NACIONAL DEL PRADO
BIBLIOTECA MARQU√ČS DE VALDECILLA (UCM)
MUSEO GEOL√ďGICO MINERO
MUSEO NAVAL DE MADRID
ARCHIVO MUNICIPAL DE ALCAL√Ā DE HENARES
REAL ACADEMIA HISTORIA
BIBLIOTECA DEL REAL MONASTERIO DEL ESCORIAL
PALACIO REAL (REAL ARMER√ćA)
PALACIO REAL (BIBLIOTECA)

CASTILLA-LA MANCHA

CATEDRAL PRIMADA DE TOLEDO
ARCHIVO MUNICIPAL DE TOLEDO
MUSEO DE SANTA CRUZ
EXCMA. DIPUTACI√ďN PROVINCIAL DE TOLEDO
CONVENTO DE SAN CLEMENTE DE TOLEDO
REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES Y CIENCIAS HIST√ďRICAS DE TOLEDO
BIBLIOTECA DE CASTILLA-LA MANCHA
ARCHIVO DE LA NOBLEZA
MUSEO DE LOS CONCILIOS
TALLER DEL MORO
MUSEO DEL EJ√ČRCITO
MUSEO SEFARD√ć
ARCHIVO MUNICIPAL DE CIUDAD REAL
MUSEO PROVINCIAL DE CIUDAD REAL

ANDALUCIA

CATEDRAL DE SANTA MAR√ćA DE SEVILLA
MEZQUITA-CATEDRAL DE C√ďRDOBA
BIBLIOTECA PROVINCIAL DE C√ďRDOBA
FUNDACI√ďN P√öBLICA ANDALUZA
EL LEGADO ANDALUS√ć
IGLESIA PRIORAL DEL PUERTO DE STA MAR√ćA
ARCHIVO MUNICIPAL JEREZ DE LA FRONTERA
FUNDACI√ďN CASA DUCAL DE MEDINACELI

CASTILLA Y LE√ďN

ARCHIVO DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA
MONASTERIO CISTERCIENSE SANTA
MAR√ćA DE LA HUERTA
MONASTERIO CISTERCIENSE SANTA MAR√ćA LA REAL
MUSEO ETNOGR√ĀFICO DE CASTILLA Y LE√ďN
MUSEO NACIONAL DE ESCULTURA VALLADOLID
MONASTERIO DE LAS HUELGAS

RIOJA

ARCHIVO MUNICIPAL DE N√ĀJERA

GALICIA

CATEDRAL DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

CATALU√ĎA

REAL ACADEMIA DE LAS CIENCIAS Y DE LAS ARTES DE BARCELONA (RACAB)
ARCHIVO DE LA CORONA DE ARAG√ďN

EXTREMADURA

MUSEO DE C√ĀCERES

MURCIA

ARCHIVO MUNICIPAL DE MURCIA
ARCHIVO DE LORCA

VALENCIA

CENTRE INTERNACIONAL D‚ÄôINTERPRETACI√ď I ESTUDI DE LA M√öSICA MEDIEVAL

TOTAL DE PIEZAS: 188 (de ellas, 5 selecciones que se desdoblan en las unidades que se indican: * Selección de 10 monedas / ** Selección de 19 monedas / *** Selección de 24 muestras de minerales / **** Selección de 6 monedas / ***** Selección de 29 piezas

Exposición Alfonso X el Sabio

INSTITUCIONES PRESTADORAS INTERNACIONALES Alfonso X: El legado de un Rey precursor

ITALIA

BIBLIOTECA APOSTOLICA VATICANA
ARCHIVO DI STATO DI PISA

FRANCIA

BIBLIOTH√ąQUE NATIONAL DE FRANCE
ARCHIVES NATIONALES DE FRANCE

REINO UNIDO

THE BRITISH LIBRARY

PORTUGAL

ARQUIVO NACIONAL DA TORRE DO TOMBO

Exposición Alfonso X el Sabio

Programación del VIII Centenario del nacimiento de Alfonso X El Sabio

En el siguiente enlace puedes ver toda la programaci√≥n que se esta realizando para homenajear la figura del toledano Alfonso X El Sabio. Estos actos se extender√°n un a√Īo del 2021 al 2022.

Exposición Alfonso X el Sabio

Gu√≠a tur√≠stica M√ĀS TOLEDO cultura y ocio

En este enlace podr√°s descargarte ūüĎČ la Gu√≠a tur√≠stica de Toledo ūüĎą o adquirirla impresa, los gastos de env√≠o son gratuitos!

Una gu√≠a tur√≠stica de bolsillo que te acompa√Īara para hacer de tu viaje una experiencia √ļnica!

Exposición Alfonso X el Sabio


Qué ver en Toledo

En el siguiente enlace podr√°s consultar que ver en Toledo para que te puedas organizar tu visita a tu gusto y bolsillo!

Exposición Alfonso X el Sabio

Exposiciones en Toledo

En este enlace podr√°s consultar toda la agenda de exposiciones de Toledo que se van programando durante el a√Īo. Actualizado diariamente

Exposición Alfonso X el Sabio

Agenda cultural de Toledo

En el enlace podr√°s ver toda la agenda cultural y de ocio de Toledo como:

Exposición Alfonso X el Sabio

Hoteles en Toledo

Y para terminar bien el d√≠a y la noche en Toledo… qu√©date a dormir en Toledo!!!! en este enlace puedes ver una selecci√≥n de hoteles de Toledo donde descansar de una forma diferente… en una ciudad m√°gica y encantadora!!

Ver hoteles en Toledo

Exposición Alfonso X el Sabio

Restaurantes en Toledo

Comer en Toledo, es toda una experiencia, barato o no, en Toledo hay restaurantes para todos los gustos y bolsillos. Encontraras tabernas, bares, cafeterías, gastrotabernas y los mejores restaurantes de Toledo.

Restaurantes con vistas a Toledo, restaurantes con encanto, tapear o ir de raciones en Toledo te encantara!!

En Toledo hay una gran variedad de restaurantes para tomar tapas y ca√Īas. Por lo general en Toledo, en todos los bares ponen una tapa gratuita con la consumici√≥n.

Compartimos una selección de los mejores Restaurantes en Toledo en el enlace.

Exposición Alfonso X el Sabio

Si no te quieres perder nada de lo que ocurre en Toledo suscríbete a nuestra Newsletter.

Resumen
Evento
‚ÄčAlfonso X: El legado de un Rey precursor
Ubicación
‚Äč Museo de Sant Cruz, Calle Cervantes,Toledo,Castilla-La Mancha-45.001
Empieza en
2022/03/15
Finaliza en
2022/06/19
Descripción
Alfonso X: El legado de un Reino precursor, es una gran exposición que se desarrollara en Toledo de marzo a junio de 2022 en el espectacular Museo de Santa Cruz. Esta exposición esta enmarcada dentro de las actividades del VIII Centenario del nacimiento de Alfonso X El Sabio en Toledo
Offer Price