Leyenda Ermita de la Virgen del Valle

Así nos cuenta la leyenda…

Debajo de la Ermita Virgen del Valle se encuentra una cueva con un pequeño lago subterráneo. Nos cuenta la leyenda que allí vivía en el siglo VI, un ermitaño que poseía la destreza de las artes oscuras heredadas por sus antepasados.

Este ermitaño tenia un altar dedicado a Baal-Cebu para la realización de sus ceremonias negras. Este lugar era el Cerro del Bu, donde ya los carpetanos realizaban sacrificios humanos.

Aquí existía una torre popularmente llamada como la de los diablos.

Además, en el Cerro del Bu, en su parte baja, existe una salida donde emana agua, y se dice que es del lago subterráneo de la ermita, que baja hasta allí.

El hechicero recibía personas de Toledo y de sus alrededores que acudían a él para para pedir bendiciones en agosto y después de las cosechas le llevaban regalos con los que bendecía la ciudad.

La generación de hechiceros continuo hasta la llegada del Rey Rodrigo. Este último hechicero perdió la vida preparando una poción.

Tras la perdida del hechicero los pobladores de la ciudad seguían yendo al Cerro del Bu a rendir culto e intentar conseguir las bendiciones que les daba el hechicero.

Con el tiempo la Iglesia Católica absorbió esta tradición, puso una ermita encima de la cueva y cambio la adoración al Bu a la de la Virgen del Valle que sigue recibiendo plantas aromáticas todos los 1 de mayo, en la Romería de la Virgen del Valle.

La fuerte calor de agosto hizo cambiar la fecha de la tradición al 1 mayo ya que es el mes de la virgen. Así también hacían coincidir con rituales similares de los antiguos a la diosa Maya (otros rituales que fueron absorbidos por la religión católica)

Se encuentra una descripción de esta festividad en el calendario de las paganas fiestas romanas que dice así:

«1 de Mayo

Los mercaderes ofrecen sus productos a la diosa Maya.

Se celebra en Roma el día de los Lares Tutelares, divinidades protectoras o almas de los antepasados, en cuyas memoria se levanta una capilla en cada uno de los barrios. Es la fiesta con la que comienza la gran actividad humana, de ahí que se haya transformado en fiesta del Trabajo. Se enciende el fuego nuevo y la llama encendida de testimonio de cómo la vida puede surgir de la muerte. Estas celebraciones se realizan en las cimas de las montañas. Luego se come un pan dulce con huevo.»

La tradición de tener fiesta en agosto en Toledo siguió y desde el siglo XVII se celebran la Fiesta grande de Toledo dedicada  a la Virgen del Sagrario.

Ermita de la Virgen del Valle de Toledo
Ermita de la Virgen del Valle de Toledo

 

  • Fuentes: Art3manía – Toledo Pintoresca

Si no te quieres perder nada de lo que ocurre en Toledo suscríbete a nuestra Newsletter.